sábado, 11 de mayo de 2013

UN MINUTO PARA EL ABSURDO. ÍNDICE.

jueves, 10 de mayo de 2012

334 UMPA.


"¿Qué tiene de original este hombre?"
preguntó un visitante.
Lo único que ofrece es un picadillo de historias,
dichos y proverbios de otros Maestros".

Una discípula sonrió y contó como, en otros tiempos,
ella había tenido una cocinera que preparaba
el más exquisito picadillo del mundo.
Un día quiso ella saber como lo hacía.

"¿Cómo demonios lo haces, querida?
Tienes que darme la receta..."

La cocinera, cuyo rostro se iluminó de satisfacción,
dijo: 
"Bueno, señora, le contaré un secreto:
la carne, la pimienta y la cebolla
no tienen nada de especial;
el picadillo sólo me sale bien
cuando me meto a mí misma en él".

333 UMPA.


Dijo el Maestro:

"Cuando estabas en el seno materno,
estabas en silencio.
Luego naciste y empezaste a hablar, hablar y hablar...
hasta el día en que te lleven a la tumba.
Entonces volverás a estar en silencio.

Trata de capturar ese silencio que conociste
en el seno materno,
que volverás a conocer en la tumba
y que incluso ahora subyace a este ruidoso
intervalo que llamamos 'vida', 
porque ese silencio es tu más profunda esencia".

332 UMPA.


"¿Cuánto dura el presente: un minuto, un segundo...?

"Mucho menos y mucho más", dijo el Maestro.
"Menos, porque, en el momento en que tratas
de captarlo, ya se ha ido".

"Y más, porque, si consigues entrar en él,
toparás con la ilimitación del tiempo y sabrás
lo que es la Eternidad".

331 UMPA.


Para mostrar a sus discípulos lo absurdo 
de una autoridad religiosa cuya fuente no sea la valía
y la competencia personales, el Maestro contó
el caso de un individuo que acudió
a una agencia matrimonial.

"¿Es aquí donde hacen bodas?", preguntó.

"Sí, aquí es".

El tipo tomó entonces una fotografía de una hermosa
joven de veinticinco años y dijo:
"Me quedo con ésta".

"Lo siento, señor, pero no puede ser.
Tiene usted que llevarse a esta otra dama",
le dijo el director de la agencia, a la vez
que le mostraba la fotografía de una mujer
de cincuenta años.

"¿Y por qué he de quedarme con ésa?"

"Por razones de antigüedad", dijo el director.

330 UMPA.


"¿Crees tú en la existencia de Dios?",
preguntó el creyente fanático.

"Responderé a tu pregunta", dijo el Maestro,
"si respondes tú a la mía:
¿es tu silla la primera de la izquierda?"

"¿La izquierda de qué?"

"¿La existencia de qué?", dijo el Maestro.

329 UMPA.


Al igual que hiciera Jesús muchos siglos antes que él,
el Maestro prevenía a la gente contra la religión,
porque, si no se anda con cuidado,
tiene el peligro de santificar la observancia ciega
 de la ley. Y él lo ilustraba del siguiente modo:

Un oficial del ejército preguntó a unos reclutas
por qué se empleaba la madera del nogal
para fabricar las culatas de los rifles.

"Porque tiene mayor resistencia", dijo uno.

"¡Falso!"

"Porque tiene mayor elasticidad", dijo otro.

"¡Falso!"

"Porque tiene más brillo que otras maderas...",
aventuró un tercero.

"¡No seáis estúpidos!", dijo el oficial.
"¡Se emplea madera de nogal, 
porque así está estipulado en las Ordenanzas!"